Los recuerdos de mi comunidad

Rate this post

Algunos de nosotros crecimos en alguna comunidad pequeña pero llena de alegría, en donde todos se conocen, y el problema de uno se convierte en preocupación de los demás, cada quien aporta lo que puede para solventar el incidente. Y las alegrías, también se comparten, no hay familia más cercana que los mismos vecinos.

Después algunos salimos de esa humilde morada, con un gran deseo de triunfar y hacer sentir orgullosos a nuestros padres, quienes con mucho esfuerzo nos inculcaron el camino de la educación, y con unos cuantos regaños o golpecillos por testarudos, cumplieron su misión: forjar hombres y mujeres productivos, para sí mismos y para el país.

Gente honesta, y hasta ingenua, invadida por esa bondad que nos impregnaban en la pequeña comunidad, un hogar ampliado, que ahora pretendemos dejar en alto. Es difícil evocar ese terruño sin no sentir una gran nostalgia, por esas chácharas, y los juegos entre amigos.

Siempre había algo que hacer, y no, no teníamos equipos electrónicos. Ha de ser por eso que nos fascinaba tanto compartir. Y uno de esos momentos tan preciados corresponde a los sábados, escuchar las historias, seguramente algunas exageradas, recibir consejos de los mayores, especialmente esos que venían ejemplificados con refranes. Jamás se olvidan y de alguna manera marcan la vida, para bien, por supuesto, por ello, a continuación recopilo los siguientes:

  • Obediencia y paciencia son buena ciencia”: una fórmula perfecta que resulta de gran utilidad, pues siguiendo los consejos de esas personas que nos quieren y con algo de paciencia, no hay más que esperar buenos resultados.
  • “Cuando la perra es brava hasta a los de la casa muerde”: aunque se alude a un comportamiento de un animal, para nadie es un secreto que hay personas que actúan peores, que son capaces de lo que sea para obtener alguna ventaja, a pesar de que eso implique perjudicar a los suyos, por lo tanto, no se puede esperar nada bueno de alguien así.
  • “La olla sin cebolla es boda sin tamborín”: esta comparación aplica cuando hace falta algo que es un elemento esencial, que da ese toque diferenciador. Puede ser muy sencillo pero igual revaloriza el cometido.
  • “Retroceder nunca rendirse jamás”: buen proverbio que promueve la perseverancia, por muy difícil que sea el trayecto, hay que seguir adelante y lograr lo que nos proponemos.

Ahora en tierras lejanas, y haciendo uso de la tecnología, logramos interactuar por redes sociales, mensajería, pero también con el uso de páginas, como Refranesysusignificado, en donde podemos encontrar un trocito de esos dichos populares que nos saben tanto a hogar.