Cabarceno un parque donde pasar unas vacaciones familiares en plena naturaleza

Si quieres disfrutar de unas vacaciones distintas con la familia, los niños se lo pasaran en grande en el parque natural de Cabárceno. Situado a unos diecisiete kilómetros de Santander  te hará pasar una estancia rodeado de naturaleza y de cientos de especies de animales que viven en semi libertad.

Si eres de los que disfrutan de la naturaleza, este va a ser tu lugar favorito del mundo, alrededor de setecientas cincuenta hectáreas donde conviven animales de todo tipo, en un entorno de naturaleza salvaje, un lugar donde poder encontrar lagos, cascadas y desfiladeros.

Sin duda lo mejor de este lugar, es que los animales no están enjaulados, yo como animalista y defensora a ultranza de todas las especies, incluso de los insectos, (que mira que a pocos les gustan) me alegra decir que en este parque viven como en su casa, en su hábitat natural, los visitantes se adaptan a ellos y no al contrario, para mí es de vital importancia el bienestar de los animales y poder comprobar que viven en unas condiciones maravillosas me llena de satisfacción. Saber que son tratados por personal cualificado, por veterinarios expertos y que son ayudados a relacionarse y a adaptarse con su entorno es algo muy positivo.

Las visitas a este parque son espectaculares, con cita previa puedes acercarte a los animales en sus propias estancias, siempre acompañado de personal del parque y es una experiencia maravillosa relacionarte por ejemplo con los elefantes, ver esas enormes criaturas tan cerca, poder darles de comer, comprobar que viven bien, que son tratados con cariño y respeto merece la pena. Antílopes, elefantes, rinoceronte, osos pardos, hipopótamos. Hay wallabys, hay leones, linces, camellos, bisontes…es difícil enumerar la cantidad de fauna salvaje que hay en este parque, una pasada poder hacer un recorrido tipo safari, en un coche acompañados de personal y con la seguridad de que no te atacaran. Cabe resaltar que el lago tiene una profundidad de más de ocho metros, eso sería impensable en un zoo por ejemplo, de ahí la belleza de este sitio, nada es artificial, todo es como la vida misma, natural, los animales viven estupendamente y me consta que son bien tratados y cuidados por lo que recomiendo la visita al parque. Está prevista la construcción de un teleférico que permitirá la visita aérea al parque, algo que también tendremos que disfrutar.